Agosto 30, 2018

3 recursos para ser feliz identificando las cosas importantes en tu vida y no ignorarlas

La felicidad está todos los dias frente a nuestras narices y no la vemos. Luego de leer este artículo sabrás como identificar esos momentos que mejorarán tu vida.

“Quiero ser millonario”, “quiero ser famoso”, “quiero estar con muchas mujeres”, “quiero miles de seguidores en Instagram”; son algunos ejemplos de lo que es considerado el éxito hoy en día… y, si pensás así, comenzamos mal.

Cuando vemos una persona “exitosa” por la calle, ya sea por la vestimenta, o porque maneja un coche de 2 millones de dólares con una acompañante de 1,80mts, 90-60-90 de nacionalidad rusa, lo primero que pensamos es: “qué hijo de puta, mirá la plata que tiene”, e instantáneamente consideramos y abrazamos la idea de que teniendo esa vida seríamos felices y mejores personas. También, creemos que vamos a tener todo resuelto y núnca nos tendremos que preocupar por los problemas que nos hagan frente en el futuro. Viva la joda, ¿No?

Y esto no es así. Te lo explico más detalladamente con algunos de los siguientes motivos:
  1. Tener plata no resuelve los problemas (Recordá que los problemas nunca cesan). Es un recurso que te AYUDA a vivir más cómodo, nada más. Lo que importa es el tiempo que invertís para conseguir ese recurso. Las cosas no se compran con plata, se compran con tiempo de tu vida.
  2. Manejar un auto de 2 palos verdes no te hace mejor persona. Es algo superficial para decir: “soy increíble”. Si sos un idiota lo vas a seguir siendo, pero con un lindo auto.
  3. Podés tener miles de cosas, pero no felicidad. Así cómo, en caso contrario, podés tener solo una y ser feliz.
  4. Medir la felicidad en base a cuantos “me gusta” o seguidores tenés en las redes sociales es lamentable (voy a hablar de esto en otro artículo).

  5. Quiero aclarar que no todas las personas con dinero, bienes materiales caros, lindos autos y lindas mujeres a su alrededor son idiotas o superficiales. Si pensara de esta manera sería un resentido y envidioso. Simplemente estoy explicando un punto de vista que interpreta que la felicidad no puede ser comprada. La felicidad aparece como recompensa del tiempo que le dediques a tus principios, pero estos deben mantenerse simples. No te compliques la vida.

    Quiero hacer foco sobre el punto 3: Ese señor millonario, con el mejor auto, la mejor mujer, el mejor trabajo, ¡puede ser feliz! Pero, si otras son las circunstancias, puede tener un problema específico que no se lo permita. Voy a irme al extremo, pero es para que se entienda lo que quiero compartir; este señor puede padecer cáncer o una enfermedad terminal. Quizá perdió un hijo o persona cercana hace poco tiempo, y eso lo hace infeliz. Y no está mal que se sienta asi, son situaciones muy complejas e incontrolables.

    Cómo dije anteriormente, la felicidad no se puede comprar, y tampoco se puede medir por la cantidad de cosas que tenemos, porque tal vez te falta sólo una y eso te deprime por años. La felicidad se mide cuando entendemos que tenemos algo y lo valoramos, por mas pequeño que sea.

    Uno de los principales casos en los que una persona se siente infeliz es porque no logra esa meta difícil de alcanzar cuando quiere y cómo quiere. Por ejemplo: empezás un proyecto nuevo en el cual buscás ser increíblemente exitoso para poder comprarte la mejor casa, manejar tus horarios con libertad y poder irte de vacaciones 1 año entero, ¡mientras te acompaña un perro que habla! El problema sucede cuando no conseguís alcanzar tu meta con la comodidad que creías. Entonces, comenzás a deprimirte y sentir que sos un fracaso. ¿Qué hacés cuando las cosas van mal? Tiras todo a la basura quejandote con el mundo por ser injusto. Te das por vencido, asumiendo que sos un infeliz por no haber conseguido lo que querías, en el tiempo que querías y de la manera que querías.

    Solo voy a aconsejarte con una palabra: Paciencia… si algo no funciona no es el fin, sino que es el comienzo de algo nuevo. Le das tanta importancia a medir tu felicidad en base al éxito del futuro que te estás olvidando de lo que realmente importa en el presente.

    Pero te tengo una buena noticia: La vida es mucho más simple de lo que crees, y cuando digo “vida” me refiero a las cosas que la hacen mejor, pero las ignoramos.

    La felicidad viene de los pequeños detalles y momentos que nos pasan por las narices 10, 20, hasta 50 veces por día, pero no los vemos. Están ahí, desde que abrimos los ojos hasta cuando los cerramos para dormir. Te voy a mencionar algunos de los míos:

    • Cuando me despierto para ir al trabajo, salgo de la cama y me voy a bañar. En este momento es invierno, por lo que hace mucho frío. Entro a la ducha, disfruto el silencio y, sobre todo, el agua calentando mi cuerpo. Es una sensación magnifica para empezar el día.
    • Cuando estoy en el tren me pongo los auriculares y comienzo a leer. Disfruto de ese libro y mientras lo hago me concentro en lo que leo, y disfruto dejándome llevar por la música.
    • Cuando me estreso en el trabajo, hago una pausa, me hago un café y unas tostadas. Esos 5 o 10 minutos, me concentro en el sabor del café y lo ricas que están las tostadas. Me relajo y disfruto ese corto momento.
    • Una vez que llego a casa, voy a entrenar para mejorar mi estado físico y disfruto cuando termino, siendo consciente que estoy mejorando mi cuerpo y salud.
    • Si fumo un cigarrillo voy al exterior de mi casa y disfruto cada pitada, mientras escucho el ruido que hay alrededor, pensando en nada, pero todo a la vez.
    • Si me junto con mis amigos, disfruto cada risa, cada insulto, cada cena juntos o cada cerveza, mientras hablamos de nuestros intereses.
    • Cuando me voy a dormir, me tapo hasta el cuello y disfruto una serie de Netflix, hasta dormirme.

    ¿Ves? No es difícil ser feliz. Podría mencionar 30 ejemplos más. El secreto está en priorizar las cosas simples y no dejarse llevar por lo complejo, y en algunos casos: imposible. Se darán cuenta que marqué en todos los ejemplos la palabra Disfruto. El diccionario dice que disfrutar es: “Gozar, sentir satisfacción, poseer algo bueno o agradable”. Cuando realmente te enfoques en esos pequeños momentos que son tuyos vas a tener una vida llena de felicidad. El problema es cuando querés tener éxito mundial, o ser mejor que los demás, o tener más plata que los demás, o toda esa mierda junta.

    ¿Por qué? Porque núnca va a depender de vos. Siempre va a haber algo externo que te lo impida. Si querés ser el más atractivo en una fiesta, puede aparecer alguien más atractivo que vos. Eso te va a generar malestar y decepción en tus creencias. Pero, por ejemplo, leer 30 minutos un libro sí depende de vos, porque es una decisión propia que no involucra a nada ni nadie externo a la ecuación. Adueñáte de esos momentos del día a día. Son para vos. Disfrutálos, saboreálos, abrazálos, besálos, haceles el amor… ¡Eso importa en la vida!

    Una parte complicada que choca con la felicidad es esforzarte en pasar un mal momento por cosas que no lo merecen. Vamos con otro ejemplo: si estás manejando y un auto se cruza en tu camino y casi chocan, o estás caminando y alguien te lleva por delante, podés:

    • Insultarlo 2 o 3 veces
    • Ignorarlo

    y una vez que lo hagas, seguí con tu día a la normalidad. No permanezcas enojado por horas pensando en esa situación específica porque incrementa tu malestar. Vas a perder un día productivo por una situación que no vale la pena. Ambos sabemos que en una semana te olvidaste. El único recuerdo que vas a tener es la emoción y enojo que sentiste, no la situación en sí. A ver si esta frase te parece conocida: “¡No tengo idea porqué discutimos, pero estaba recaliente, quería tirarle un plato por la cabeza!”.

    Te vuelvo a repetir: no pases un mal momento por cosas que no lo merecen.

    En mi opinión, la felicidad viene en base a estos 3 recursos: buenas relaciones, buena salud y aceptación.

    Las personas (relaciones) que te rodean y les permitís entrar en tu vida son FUNDAMENTALES para ser feliz. Rodeáte de amigos, familiares y una pareja que te demuestren que van a estar a tu lado aceptándote como sos. Tengan una relación reciproca creando buenos momentos que duren para siempre. Hay muy pocas personas que realmente valen la pena en tu vida. ¿Viste ese amigo con el cual no hablas por meses, inclusive años, pero si lo llamas y te atiende, hablas con la misma confianza, como si jamás hubiera existido la distancia?

    Esa es la persona que vale la pena.

    La salud es el segundo elemento necesario para la felicidad, pero a veces es difícil de lograr. Puede ser por injusticias del destino (enfermedades o accidentes) o por decisiones propias (fumar o drogarse). Si no te gusta hacer deportes o ir al gimnasio, hay otras maneras de tener una buena salud, pero no es sencillo. Te lo dice una persona que hace actividad física, pero come mal, toma alcohol y fuma. A ver… no está mal comer porquerías y tomar alcohol, pero si el exceso. La vida es muy corta, no hagas nada (me incluyo) para acortar todavía más ese tiempo. No seas boludo, comete una ensalada de vez en cuando.

    El último recurso es la Aceptación. Las cosas JAMÁS van a salir cómo nosotros queramos. Metételo en la cabeza, te guste o no, y no hay que ser negativo al respecto. Nadie, ni la persona más exitosa del mundo, o famosa, o la más pobre, o un amigo, o un familiar, o quien sea puede saber lo que va a pasar en el futuro, y mucho menos, controlar el resultado final. Querés estar con esa persona que crees que es el amor de tu vida, que estás seguro de que son el uno para el otro y van a ser felices para siempre, pero esa persona un día te mira a los ojos y te dice “NO”. Vas a llorar, sufrir, patalear, negando absolutamente su respuesta. Vas a pensar cosas como “no es posible” o “pero si yo por ella haría cualquier cosa”, etc. Pero acá hay 2 errores:

    1. Un error fatal es SUPONER cómo la otra persona se debe sentir porque vos CREÍAS que era correcto.
    2. Entre más niegues la realidad vas a estar peor con vos mismo. Al principio tenés que pasar por un estado de negación, es inevitable. Pero no te cierres con ella en el mismo cuarto. Cuando empieces a aceptarlo, vas a comenzar a cambiar.

    Lo que voy a citar lo leí en algún libro. Dice así: “Para llegar a la aceptación, primero tenés que llegar a lo más profundo de la negatividad”

    En otras palabras, “tocar fondo”. Es una sensación horrible. Pero creeme que una vez que salís del fondo te transformarás en una persona más fuerte y feliz, mucho mejor preparado para los problemas que traerá el futuro.

    No te olvides: La felicidad viene de los pequeños momentos que ignoramos todos los días. Hay que aprender a visualizarlos, y una vez que lo hacemos, lo compartimos con nuestros seres queridos. Esto nos genera una mejor salud. (está demostrado científicamente que las buenas relaciones mejoran tu vida y, por lo tanto, tu salud). Tus pequeños momentos pueden ser:

    • Quedarse 5 minutos mas en la cama a la mañana
    • Hablar por teléfono con un amigo o familiar
    • Mirar 10 minutos memes en internet
    • Pasear a tu perro o estar en el piso de tu casa con tu gato
    • Escuchar esa canción especifica que te desconecta del mundo
    • Ir a cenar con esa persona especial y tener una conversación sobre su dia
    • Tocar un instrumento
    • Salir a correr
    • Jugar a un videojuego
    • Aprender un idioma nuevo

    Son ejemplos simples que te pueden alegrar el día. Cada persona es un mundo y la lista es infinita. Depende de vos identificar los momentos que te hacen feliz. Y si por algún motivo uno de esos momentos se pierde, ninguno lo reemplazará. Aceptá la situación y guardalo en tus recuerdos. Siempre habrá uno nuevo que llenará ese vacío.

    COMPARTIR